¿Qué se esconde tras la crisis financiera de 2008?

Kíron

Tras los atentados terroristas del 11-S se creó un clima de tensión e incertidumbre en el ámbito bursátil. Para reactivar la economía se intentó fomentar el consumo reduciendo la tasa de interés en préstamos del 6.5% al 1%, el resultado fue que los bancos centrales bajaron también sus tipos inundando la economía de liquidez barata. En este contexto se produce una burbuja especulativa en el sector inmobiliario.

En EEUU se empezaron a ofrecer una serie de hipotecas subprime las cuales tenían la intención de que clientes con poca solvencia y alto riesgo de impago pudieran comprarse una vivienda. Las características principales de estas hipotecas eran el desmesurado interés y las altísimas comisiones que pedían, pues el riesgo que aceptaban era bastante alto, aunque podían transferirlo titulizando la deuda, es decir, eliminando el préstamo de su balance para poder seguir prestando.

Kíron es una empresa financiera nacida en Italia en 1994 como entidad ligada al Grupo Tecnocasa, una empresa inmobiliaria y financiera que se establece en franquicias. Kíron también se establece en franquicias, y opera en Italia, España, Hungría, Francia, México,  Polonia y R. Checa. Consta de distintos servicios: concede hipotecas, agrupación de pagos, préstamos personales e hipoteca inversa.

Más concretamente se trata de un establecimiento financiero de crédito que se dedica a realizar operaciones de crédito al consumo e hipotecario. No está inscrita en el listado de entidades de crédito, puesto que no es un banco, pero al ser un operador de mercado que realiza funciones de préstamos e hipotecas sus acciones están reguladas por los contratos financieros que constituyen Titulo VII del Libro V de la Propuesta de Código Mercantil.

La legalidad a la que se acoge para realiza su función es la de El Real Decreto 692/1996 de 26 de abril, el cual estable condiciones para su creación similar a las de los bancos, aunque con exigencias de capital inferiores.

¿Cómo pueden financiar sin un banco que les respalde? Otra de las particularidades de estos establecimientos financieros es la imposibilidad de captar depósitos del público.  Por ello, no hace falta que estén en un Fondo de Garantía de Depósitos, es decir, un banco que les respalde.

Los servicios de crédito que realiza Kíron son distintos a los que realizan las entidades de crédito, además, suelen compaginarlos con otro tipo de actividades de asesoramiento, de agencia y intermediación inmobiliaria. Es preciso tener en cuenta que estas  actividades  no están sujetas a supervisión alguna por parte del Banco de España.

¿Cómo presta? Kíron concede préstamos hipotecarios a clientes con poca solvencia pidiéndoles un desmesurado interés, altas comisiones y un aval. El avalista sería es que se haría cargo de pagar el 30% del crédito en el caso de que el cliente no pudiera hacerse cargo de los pagos, si el avalista no tiene liquidez para solventar la deuda se haría cargo de la misma con sus bienes materiales (bienes inmuebles) con los que ha avalado.

Este tipo de empresas se atreve a conceder este tipo de préstamos de riesgo porque sabe que siempre tendrá razón legal, y que de una forma u otra podría ganar el juicio y hacer que se les pague. El respaldo legal que tienen este tipo de entidades viene protegido por la Ley 2/2009, de 31 de marzo, que regula la contratación por parte de consumidores de préstamos o créditos hipotecarios de servicios de intermediación para la celebración de estos contratos, cuando no sean prestados por entidades bancarias ni sus agentes.

Otro caso es que concedan créditos con intereses usureros, es decir, intereses cuya  tasa es superior en la mitad a la tasa de interés corriente que cobran los bancos por sus créditos de libre asignación. La jurisprudencia del Tribunal Supremo determina que si la tasa de interés que se paga supera en 2,5 veces el interés legal del dinero, la entidad prestamista estaría practicando la usura. Ese interés legal se fijó en  1985 con la Ley de Presupuestos del Estado. Desde 2010 está cifrado en el 4%.

Al  tratarse de una red de franquicias cada entidad franquiciada tiene su propio titular y es independiente del franquiciador. Aunque claro, para comprobar tu liquidez te analizan, al igual que un banco, tus circunstancias pasadas, presentes y futuras, siempre teniendo en cuenta tu edad, renta y patrimonio, así como tu situación profesional y familiar.

Kíron, tiene convenio con varias entidades; BBVA, Caixa Catalunya, CAM, Banesto, Caja Madrid, DeutschBank…  Este convenio consiste en que por cada hipoteca de convenio que firma Kíron, cobra 2 veces: aparte de la Comisión (4% de la hipoteca), en la comisión de apertura de la hipoteca también se llevan un porcentaje, más incluso que el propio banco con el que tenga el convenio.

Esto le permite a los bancos conceder más hipotecas sin tener que intermediar ellos, para eso está Kíron. Esta financiera estudia a los clientes y decide entre varios bancos cual podría otorgarle la hipoteca, y si aun así no fuera suficiente se podría pedir a otra entidad distinta un préstamo personal para cubrir gastos.

Entonces, ¿se le podría considerar shadow banking?

Para contrastar los datos acudimos a una franquicia Kíron y nos hicimos pasar por unos jóvenes que quieran comprarse una casa, ahora analizaremos el resultado.

Anuncios

¿Qué es el Shadow Banking?

El Shadow Banking es uno de los fenómenos financieros más boyantes de la actualidad, y sin embargo para gran parte de la población este término es completamente desconocido.

Es el conjunto de entidades financieras, infraestructura y prácticas que llevan a cabo las operaciones financieras que se realizan fuera del alcance de las entidades reguladoras nacionales.

Podría decirse que el Shadow Banking  o banca en la sombra  surgió unos años después de la explosión de la crisis financiera en EEUU, cuando el sistema bancario terminaba de recuperarse.

Es entonces cuando aquellas prácticas financieras alternativas llevadas a cabo por la banca durante  la crisis son retomadas por otro modelo de industria financiera.

Este fenómeno consiste en que un porcentaje del dinero con el que trabaja un banco se destina a operar en otros contextos, paralelamente a lo que el banco hace de cara a la opinión pública. Pero esas operaciones paralelas normalmente entrañan un riesgo, ya que se dedican a financiar entidades con mala calificación crediticia, comprar deudas de empresas en mala situación económica o dar préstamos personales en unas condiciones más que sospechosas, es decir, prácticas que tienen cierta responsabilidad de la situación en la que nos encontramos hoy. La parte buena de este tipo de operaciones es que si sale bien puede representar un flujo extra de las que se pueden aprovechar las operaciones ‘visibles’ de los bancos.

En cuanto a su regulación, las administraciones no depositan su confianza en estas prácticas. Aunque tampoco se atreven a legislar en su contra porque podrían debilitar la vitalidad financiera.

En el ámbito nacional, el Banco de España y las entidades bancarias españolas también han dado la voz de alarma y afirman que estas operaciones sin ningún tipo de control pueden provocar una crisis igual o mayor a la que estamos viviendo. Aunque no respaldan su desaparición, sí que apuestan por una legislación para hacer estas operaciones más transparentes y por ende más previsibles.

El gran miedo es que el Shadow Banking se convierta en una burbuja invisible que explote en los próximos años con unas consecuencias imprevisibles. Por ejemplo, en China, se calcula que el porcentaje de PIB de estas operaciones ronda el 50%, una cifra alarmante.

Al margen de la definición teórica, el Shadow Banking nos rodea en nuestro día a día con anuncios de TV del tipo “¿6000 euros sin avales y en menos de 24 horas?” o carteles en los que rezan eslóganes como “¿Necesitas dinero?” que esconden a esas financieras o prestamistas que, efectivamente, entregan dinero rápido pero…

¿A que precio? Normalmente, Desmesurados intereses y peligrosos avales.

Tras esta primera entrada, en la que hemos hecho un breve resumen de lo que significa el Shadow Banking intentaremos adentrarnos más en este concepto de un modo más práctico como iremos mostrando en los próximos posts.