Caso real: Estafados por Kíron

Obtenemos el testimonio real de una víctima anónima de Kíron en el año 2009, que cuenta que, junto con su pareja decidió visitar un piso que estaba interesada en comprar.

Cuando acudió a la cita para ver la vivienda, aparecieron dos personas; un trabajador de Tecnocasa y otro de Kiron, su financiera.

Tras ver el piso están de acuerdo con todos los términos que les ofrecen; precio, características e incluso con una comisión del 3% que tenían que pagarle al agente, pues ese era el único modo de adquirir el inmueble en el que estaban interesados.

Al día siguiente entregan 3000€ en concepto de señal y firman una propuesta de compra para el vendedor, que fue aceptada por este.

Estos compradores en potencia son citados por el agente para firmar el contrato privado de compra-venta. Y el propio agente les recomienda que aporten 6000€ más de señal pues supuestamente el inmueble estaba muy solicitado y así evitarían que el dueño lo vendiese por su cuenta, algo extraño, puesto que ya habían firmado el contrato y la propuesta de compra había sido aceptada.

Finalmente, deciden aportan 3000€ más de señal, en total 6000€, por lo que si el vendedor incumplía tendría que devolverles 6000€.

Tras realizar los tramites de tasación, búsqueda de hipoteca y demás requisitos básicos, piden fijar la fecha para la notaria. El agente se lo comunica al vendedor y este acepta, pues él también estaba a la espera de un préstamo para cancelar una ampliación de su hipoteca y se lo acababan de conceder. Y la deuda pendiente coincidía con lo que los compradores pagarían en notaria. Una vez fijada la fecha de la firma, el agente les pide que le paguen su comisión para no tener que hacerlo el día de la firma. Por tanto, ellos le entregan 5580€ sin IVA, es decir, sin factura, con un simple resguardo.

Llegados a este punto, dos días antes de la firma el agente la retrasa una semana por supuestos problemas del vendedor. Después la vuelven a retrasar tres semanas, pero en esa cita el vendedor ni siquiera aparece.

El problema era que la vivienda estaba embargada y el vendedor era insolvente, por lo que Kiron y Tecnocasa actuaron como intermediarios en la estafa de los compradores sabiendo que el inmueble estaba embargado y obteniendo por ello una comisión “negra” por así decirlo pues la cobraron sin IVA.

Este caso, aunque no nos habla directamente de elevados intereses o de peligrosos avales, es también otra muestra de como este tipo de financieras juegan con la libertad de acción que tienen, al ser entidades privadas que no están realmente reguladas por ningún organismo.

Su baza es el desconocimiento o la desesperación de sus clientes, que acuden a estas financieras en busca de una solución, sin saber que pueden encontrar bastantes problemas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s